sábado, 27 de abril de 2013

Terence Gorski: causas y prevencion de recaidas, parte 2, las señales de alerta



Gorski reconoce una serie de fases y señales de alerta de la recaída, que forman parte del síndrome de la recaída. Al respecto señala: “Los síntomas se desarrollan espontáneamente en la ausencia de un programa sólido de recuperación. Una vez que usted abandona su programa de recuperación es sólo cuestión de tiempo hasta que los síntomas del síndrome de abstinencia post-agudo* aparezcan y, si no hace nada por manejarlos, va a experimentar un período de pérdida de control del comportamiento al que llamamos síndrome de la recaída o SDR” (Gorski y Miller. Sobriedad, una guía para la prevención de recaídas. Segunda Edición, 2005, pag. 107).  
“El proceso de recaída le provoca a la persona en recuperación un sentimiento de dolor e incomodidad cuando no esta bebiendo. Este dolor y malestar se pueden volver tan serios que la persona en recuperación parecerá incapaz de vivir normalmente (…) En 1973 Terence Gorski identificó treinta y siete señales de alerta de la recaída a través de la conducción de entrevistas clínicas con 118 pacientes en recuperación” (Gorski y Miller, p. 115).  Estas señales fueron divididas en una serie de fases que resumimos a continuación:

Fase I
Cambio interno: los síntomas de alerta de recaída más comunes son:
  1. Aumento del estrés: comienza a sentirse mas estresado de lo normal.
  2. Cambio en la forma de pensar: comienza  a pensar que su programa de recuperación no es tan importante como solía serlo.
  3. Cambios en los sentimientos: comienza a tener sentimientos displacenteros que no le agradan.
  4. Cambios en la conducta: usted comienza a actuar diferente..

Fase II
Negación: durante esta fase usted deja de poner atención a los demás y honestamente les dice lo que piensa y siente.  Los síntomas de alerta de recaída más comunes son:
1.       Preocupación por si mismo: usted se siente ansioso por los cambios en su manera de pensar, sentir o su manera de conducirse.
2.       Negación de que esta preocupado.
3.       Generalmente no se percatara de los momentos en los que está en negación.

Fase III
Evasión y defensa: durante esta fase usted trata de evitar a cualquier persona o situación que le obligue a ser honesto acerca de cómo ha cambiado su conducta, así como sus formas de pensar y actuar. Si usted es confrontado directamente se vuelve defensivo y no puede oír lo que los demás le están tratando de decir. Los síntomas de alerta de recaída más comunes son:
  1. Creencia de que no volverá a usar alcohol y drogas jamás: usted se convence de que en la actualidad no necesita dedicarle muchas energías a su programa de recuperación ya que probablemente nunca volverá a tomar alcohol o usar drogas. Usted tiene a guardarse esta creencia para si mismo.
  2. Preocupación por los demás y no por si mismo: usted deja de enfocarse en si mismo para preocuparse por las sobriedades de los demás, en vez de su recuperación personal.
  3. Defensa: usted se rehúsa a discutir sus problemas personales y de lo que están haciendo en su recuperación por que teme ser criticado o confrontado.
  4. Conducta compulsiva: usted comienza a exhibir conductas compulsivas, a mantener su mente apagada para no sentir tanta molesta. Usted se estanca en formas de pensamiento y actuar que son antiguas, rígidas y autodestructivas. Usted tiene a hacer lo mismo una y otra vez sin ninguna buena razón.
  5. Conducta impulsiva: usted comienza a crearse problemas al mostrar un juicio y al incurrir en situaciones de manera impulsiva y no pensada.
  6. Tendencia hacia la soledad: usted comienza a sentirse molesto al rededor de los demás y comienza a estar más tiempo solo.

Fase IV
Creando crisis: durante esta fase las personas en recuperación experimentan una secuencia de problemas de la vida causados por la negación de los sentimientos personales, de aislamiento y por el descuido del programa de recuperación. Aun cuando trabajan fuertemente para solucionarlos nuevos conflictos seguirán para remplazar cada uno de los ya solucionados. Las señales de alerta de recaída más comunes son:
  1. Visión de túnel: usted comienza a ver la vida como si estuviese hecha de partes separadas y no relacionadas. Se enfoca en una pequeña parte de su vida y deja afuera todo lo demás.
  2. Depresión menor: los síntomas de la depresión empiezan a aparecer y a persistir, pueden sentirse deprimidos, melancólicos, apáticos, vacíos de sentimientos.
  3. Perdida de la capacidad de planear constructivamente.
  4. Los planes empiezan a fallar: debido a que no hacen planes realistas y no prestan atención a los detalles, los planes empiezan a fallar. Cada fracaso les causa nuevos problemas.

Fase V
Inmovilización: durante esta fase se siente atrapado en una cantidad inmanejable de problemas y se siente a punto de rendirse. Pareciera que no puede comenzar nada o se le dificulta hacer lo que sabe que tiene que le corresponde. Las señales de alerta de recaída más comunes son:
  1. Soñar despierto y pensamientos fantasiosos: les cuesta más trabajo concentrarse.
  2. Sentimientos de que nada se puede resolver.
  3. Deseo inmaduro de ser feliz.

Fase VI
Confusión y reacciones exageradas: durante este periodo las personas en recuperación tienen problemas para pensar con claridad. Se molestan consigo mismas y con los demás. Están irritables y reaccionan exageradamente ante pequeñas circunstancias. Las señales de la alerta de recaída más comunes son:
  1. Dificultad para pensar con claridad: las personas en recuperación a veces tienen dificultades para pensar con claridad o para solucionar los problemas sencillos.
  2. Dificultad en el manejo de sentimientos y emociones.
  3. Dificultad para recordar: muchas personas en recuperación tienen problemas de memoria que les impide aprender nueva información y nuevas habilidades.
  4. Periodos de confusión.
  5. Dificultad en manejar el estrés.
  6. Irritabilidad con los amigos: las relaciones con sus amigos, familia, consejeros y miembros de AA se tornan forzadas.
  7. Se enoja fácilmente: se siente irritable, frustrado y se enoja sin razón aparente para después sentirse culpables.

Fase VII
Depresión: durante este periodo las personas en recuperación se deprimen tanto que tienen dificultad en mantener una rutina normal. Pueden pensar en el suicidio, en beber o consumir drogas como una opción para terminar con la depresión. La depresión es severa, persistente y es evidente para los demás. Las señales de alerta de recaída más comunes son:
  1. Hábitos alimenticios irregulares.
  2. Falta de deseo para comenzar tareas.
  3. Dificultad para dormir y descansar.
  4. Perdida de la estructura diaria: se descuida la rutina diaria.
  5. Periodos de profunda depresión: se sienten deprimidos con más frecuencia.  

Fase VIII
Perdida de control del comportamiento: durante esta fase las personas en recuperación se vuelven incapaces de controlarse o de regular sus comportamientos y su estructura diaria, aun hay negación muy fuerte y no tienen plena consciencia de estar fuera de control. Sus vidas se tornan caóticas y se crean problemas en todas las áreas de la vida y de la recuperación. Las señales de alerta más comunes son:
  1. Asistencia irregular a AA y a reuniones de tratamiento.
  2. Aparición de una actitud de “no me importa.
  3. Rechazo abierto a la ayuda: debido a la critica y al enojo, se alejan por completan de las personas que los pueden ayudar.
  4. Disgusto con la vida: las situaciones parecen ser tan malas que empiezan a pensar que deberían regresar al uso adictivo porque estas no podrían empeorar. Parece que la vida se ha vuelto inmanejable desde que dejaron de beber.
  5. Sentimientos de impotencia y vulnerabilidad.

Fase IX
Reconocimiento de la perdida de control: se rompe la negación y de repente reconocen la gravedad de los problemas, lo inmanejable que se han vuelto sus vidas así como el poco poder que tienen para controlar y resolver cualquier problema. Este descubrimiento es muy doloroso y da miedo. Cuando esto pasa, se han vuelto tan aislados que parece que no hay nadie a quien pedir ayuda. Las señales de alerta más comunes son:
  1. Dificultad con la coordinación física y propensión a los accidentes.
  2. Auto-compasión: empiezan a sentir lastima por si mismos y pueden usar la auto-compasión para atraer la atención de los miembros de AA o de la familia.
  3. Pensamiento del uso social del alcohol: empiezan a creer que el usar alcohol o drogas los va a ayudar a sentirse mejor por lo que comienzan a tener esperanza de que puedan beber o usar normalmente otra vez y de ser capaces de controlarlo.
  4. Mentir conscientemente: empiezan a reconocer sus mentiras, su negación y excusas pero son incompetentes para interrumpirlas.
  5. Perdida completa de la auto-confianza.

Fase X
Reducción de las opciones: durante esta fase las personas en recuperación se sienten atrapadas por el dolor y por la inhabilidad de manejar la vida. Parece que hay solo tres salidas: la enfermedad mental, el suicidio o el uso adictivo. Ya no creen que alguien o algo pueda ayudarlos. Las señales de alerta de recaída más comunes son:
  1. Resentimiento irracional: se sienten enojados por su incapacidad de comportarse como quieren. Algunas veces ese enojo es con el mundo en general, algunas otras con alguien o con algo en particular y otras veces con ellos mismos.
  2. Asistencia irregular a tratamiento o a AA: dejan de asistir a todas las reuniones de AA.
  3. Soledad abrumadora, frustración, enojo y tensión: se sienten completamente abatidos.
  4. Perdida del control del comportamiento: cada vez experimentan más y más dificultad para controlar sus pensamientos, emociones, juicios y comportamientos.

Fase XI
Regreso al uso adictivo
  1. Intentos de uso adictivo “controlado”: en este punto muchas personas en recuperación están tan desesperadas que se convences de que el uso controlado es posible. Planean intentar el consumo social por poco tiempo o el tomar mucho de un solo golpe. Comienzan a pensar que si usan de manera social o recreativa controlada podrían usar un poquito de manera regular. Usted piensa que si planea una tanda, será un solo episodio por un tiempo limitado.
  2. Vergüenza y culpabilidad: el uso inicial les produce sentimientos de intensa culpabilidad y vergüenza.
  3. Perdida de control: el uso adictivo se sale de control. Algunas veces esa perdida de control ocurre lentamente. Otras veces la pérdida de control es muy rápida. La persona empieza a usar iguales cantidades y frecuencias como lo hacia anteriormente.
  4. Problemas de vida y de salud: empiezan a experimentar problemas graves con su vida y con su salud. El matrimonio, el trabajo y la capacidad de mantener amistades están seriamente afectados. Eventualmente se enferman al extremo de necesitar tratamiento profesional (Gorski y Miller, pp. 115-128). 
 * Al respecto haremos una síntesis más adelante.



1 comentario:

Enrique Perez dijo...

agradesco su publicacion ha sido de gran ayuda si pudieran hacer mas publicaciones para poder entender mejor La enfermedad de la adiccion, hhe buscao los libros de terence gorsky y solo estan en venta y no en linea gracias nuevamente